fbpx

6 CONSECUENCIAS DE NO PLANIFICAR EN TU EMPRESA

Tal vez en este momento iniciaste tu propio negocio, y para ello has invertido dinero que provino de un préstamo, la inversión de un amigo o familiar, tus ahorros o la liquidación que te dejó tu último empleo, y ¡te felicitamos por tomar la decisión!

Sin embargo, antes de que salgas corriendo a la cámara de comercio a matricular tu marca, contratar a un diseñador que haga tu logo e imagen corporativa y alquilar un espacio donde poner tu empresa, queremos que pongas atención especial a un proceso que se debe tener en cuenta en cualquier emprendimiento, y este es: LA PLANEACIÓN.

Según Kotler (2000), la planeación consiste en decidir hoy lo que va a hacerse en el futuro, es decir, comprende la determinación de un futuro deseado y las etapas necesarias para realizarlo.

Las consecuencias de no planificar en las empresas son claras. Cuando no se planifica, no hay eficiencia y además, existe un riesgo real de perderlo todo. Por eso, aunque sabemos que estás ansioso por que tu negocio tenga éxito ya, que has esperado lo suficiente y todo parece estar listo, te recomendamos que chequees la lista de consecuencias de no planificar que te presentamos a continuación, y si es necesario, ponle freno al deseo y reevalúa como estás haciendo las cosas, ¿vale?

El no planificar tu negocio puede llevarte, inevitablemente, a situaciones como:

1 – Perder oportunidades

Las oportunidades en la vida son escasas, y en los negocios mucho más, para poder alcanzar metas y hacer crecer tu negocio debes identificar las oportunidades que tiene el mercado, y estas tienen tiempo de caducidad.

Cuándo no planificas, puedes pasar por alto puntos clave para que tu negocio funcione, como personal que necesitas, coordinar tareas de mercadeo, asistir a un evento crucial de negocios, entre otros.

2 – Asignar de manera inadecuada los recursos

Una buena idea no se hace realidad de forma mágica, un ingrediente que necesitamos para ello son los recursos necesarios para su ejecución. Ten en cuenta que, para cualquier proyecto que tengas, sea a corto o largo plazo, debes identificar cuáles y cuántos recursos necesitas para poder completarlo.

Sin planeación es casi imposible asignarlos de manera adecuada y, más aún, en la cantidad correcta. Planear te permite tener una visión clara de todos los escenarios que debes tener en cuenta, incluyendo las situaciones de emergencia.

Te regalamos una palabra clave: presupuesto.

3 – Eficiencia baja o nula

No nos mintamos, una de las metas de toda empresa es generar ingresos, la otra, ser eficiente, y esto no se logra sin la planificación adecuada.

Por ello, es necesario que analices los procesos, procedimientos, actividades, tareas, todo lo que hace que tu empresa funcione, y decidas cuáles pasos son innecesarios o redundantes.

El establecer procesos permite que se tenga claridad en las actividades y se evita que cada colaborador haga las cosas de la manera en que mejor la entiende, el resultado: eficiencia.

4 – Metas incumplidas

Sin un plan de acción claro para alcanzar las metas, tus colaboradores (e incluso tú mismo) no sabrán enfocarse en la importancia de las tareas, no entenderán lo importante de sus funciones y cómo estas aportan a la misión y visión de la empresa.

Para cumplir con las metas, no es suficiente con conocerlas, es fundamental contar con una dirección clara que no debe limitarse solo a los grandes proyectos.

Desglosa las metas por personal, departamento o proyectos, dependiendo como manejes tu negocio, de esta manera podrás facilitar su cumplimiento.

Tip: usa la metodología SMART para establecer los objetivos de tu empresa. Si no la conoces, haz clic aquí.

5 – Ataque del monstruo de la incertidumbre

Cuando las cosas no están claras dentro de una organización, los colaboradores tampoco tendrán claro el curso de sus acciones, por tanto, no se obtendrán los resultados esperados.

Cuenta siempre con un protocolo que todos conozcan, y has que uno de ellos sea el responsable de su cumplimiento. Como decían nuestros antepasados: “las cuentas claras y el chocolate espeso”.

Recuerda que la falta de reglas permite un ambiente de incertidumbre y caos que afecta el desempeño de los colaboradores, y por ende, el de la empresa. Si no planificas, es muy probable que te topes con un escenario como este cuando aparezcan situaciones de emergencia en tu negocio.

6 – Pocas posibilidades para competir

¿Ya hiciste tu estudio de mercado?, esperamos que sí, de lo contrario, ¡corre a hacerlo! Ahora bien, para poder competir con ese mercado es necesario que planifiques y te organices.

Las tareas de recopilar datos y analizarlos toma tiempo, sin embargo, esta información te servirá para generar tus estrategias de administración, mercadeo, ventas y muchas más.

Cuando conoces a tu mercado, a tus clientes, a tus productos, tendrás ventajas competitivas que te mantendrán en la cancha, si no planificas, probablemente te dejen en la banca.

Revisa tu proceso de planeación y verifica que tienes en cuenta lo que hoy te compartimos, pues existen más consecuencias y es mejor si investigas más al respecto.

En nuestra cuenta de Instagram, compartimos información que puede aportar mucho a tu manera de administrar tu negocio y de conseguir éxito en este. ¡Es muy fácil seguirnos! Solo debes agregar el perfil de @brainnova.

Abrir chat
¿Necesitas apoyo?
¡Hola Emprendedor@!
¿En qué te puedo apoyar?